Conectarse

Recuperar mi contraseña

Los posteadores más activos de la semana


Capitulo 19 (parte I y II)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capitulo 19 (parte I y II)

Mensaje por GirlArianatorYT el Lun 18 Nov - 12:53



Capitulo 19' Parte I
Sentí un lengüeteo en mis mejillas y desperté de un salto con un dolor terrible en la espalda, el brillo del sol pego directo en mis ojos y cerré los ojos con fuerza.
¿Me había quedado dormida en la banca? Si, ahí me quede sin soltar a Kimmo y al parecer me había agarrado un poco de cariño y me empezó a lamer la cara de nuevo.
Suspire y me deje caer en mi camita de nuevo. Ya ni llorar es bueno, si seguía llorando por cada cosa mala que me pasara me pasaría todo lo que me queda de vida como una magdalena y aunque la verdad no estaba muy lejos de eso hasta ahora ya quería dejar de estar llorando todo el tiempo.
—¡¿Ariana?! —grito una voz asustada y conocida mientras se acercaba a mi. Levante la cabeza y vi a la señora Adele, la de los wafles esos que me hacen falta en este momento porque mi pobre estomago esta rugiendo como un león, y no es que le tuviera muchísima confianza pero me sentí aliviada y le sonreí.
—¡Señora Adele! —exclame mientras me levantaba. Y no fue hasta ese momento que sentí todo el frió y tirite. ¿Por que diablos no se me había ocurrido perderme con un pantalón y un gran abrigo? ¡Claro, eso no seria tan interesante y divertido! ¿Verdad, dios? No tienes nada mejor que hacer y ¡Te gusta verme sufrir!
—linda ¿Estas bien? ¡Tienes una pinta horrible! Dios, santo dime que estas bien —se acerco a mi y me examino el cuerpo, se quedo con una expresión de susto cuando vio mis piernas y baje la vista. La sangre se había escurrido por todas mis piernas y se había secado, parecía que me habían masacrado las piernas. Ademas mis brazos estaban todos raspados, parecían auto-lesiones y también estaban sangrados, mis ojos seguramente estaban hinchados y mis labios partidos por el frió — ¡Dios, santo vamos a un hospital! ¡Andrew, Andrew ven aquí ahora!
—no... No... Yo —tartamudee tratando de explicar que a pesar de que me moría de miedo, hambre, dolor de espalda y cabeza y me sentía una sucia mugrosa pordiosera estaba perfectamente bien y no necesitaba ir a un maldito doctor. Pero antes de que pusiera hablar llego un hombre... Que digo hombre, era un chico como de la edad de Jai, traía un lindo perro entre sus brazos y se asusto al verme—Adele, le juro que estoy bien, yo... Estaba ahí perfectamente y perseguí a la gata, me caí, me perdí, me asuste, me vine para acá y me quede dormida
—¿Estas segura de que estas bien? —pregunto el chico con preocupación y ahora que lo veo bien, era el muchacho que siempre estaba en el portón del lindo restaurante y no sabia que estaban haciendo ambos en Londres—te vez...
—horrible, lo se, traigo esta ropa desde ayer estoy toda sangrada y tengo muchísima hambre, pero estas me las hice cuando me caí —tome a Kimmo con un solo brazo y no hizo nada para impedirlo, al parecer le empece a caer bien con la hermosa y pasional noche que pasamos juntas. Con el brazo libre les señale mis piernas— y las de los brazos me las hizo esta gata cuando trate de agarrarla, en serio, estoy perdida pero estoy bien
—pero... ¿Que haces en Londres? —me pregunto Adele con preocupación aun. Yo sonreí apenada y baje la cabeza. Me gusto esa sensación, sentí como si fuera una madre preocupada y ocupaba a mi madre ahora mas que nunca.
—me... ¿Recuerda a Jai? El chico que le presente la ultima vez que fui a la choza
—oh, claro ¿Vienes de vacaciones con el?
—se podría decir que si —me encogí de hombros—y el de seguro esta hecho loco en este momento
—seguro que si —aseguro Andrew— ¿No tienes alguna referencia de donde esta su casa?
—es un edificio y si —me voltee y trate de buscar con la vista el edificio mirando para arriba—hay un parque al lado con una fuente de unos ángeles y... El edificio es color beige y... Hay una estatua afuera de el es de un hombre desnudo con un ángel en su hombro —les dije recordando la rara estatua.
—oh, que suerte, ahí vivimos nosotros ¡Vamos antes de que se haga mas tarde!
—de acuerdo, muchas gracias señora Adele
—no es nada querida, te aprecio mucho —me sonrío y caminamos todos juntos hasta un auto lindo. Andrew me abrió la puerta de atrás y sentí un alivio en mi pobre espalda cuando me acomode en el asiento.
El se sentó en el lado derecho del auto y recordé que aquí los autos eran así, otra cosa que siempre me había parecido genial, y recordé que el auto de Jai era normal, como los de mi país, era algo raro. Me fui acariciando a Kimmo todo el camino, seguramente ella también se estaba muriendo de hambre, sed y frió como yo. 
En el camino Adele me hizo mil preguntas, aun no estaba segura de mi seguridad al 100% descubrí que Andrew era su nieto y que habían decidido volver a su ciudad porque extrañaban a la familia.
—¡oh, aquí es! —exclame feliz cuando Andrew aparco en el estacionamiento del edificio que tanto había extrañado toda la noche. Entramos, ellos saludaron al portero y subimos al ascensor.
—¿Que piso? —pregunto el hombre ese que había visto ayer, se me quedo viendo unos segundos, como recordando que ayer parecía un espirito deprimido y ahora parece que me acaban de sacar de una película de terror
—13 —conteste bajando la mirada.
—15 —dijo Andrew. Nos mantuvimos en silencio hasta que el ascensor se abro en el piso 13 y bese las mejillas de Adele y Andrew antes de salir—no dudes en acudir a nosotros por cualquier cosa
—muchas gracias, en serio, gracias por todo, espero verlos pronto
—no es nada linda, hasta luego —se despidió Adele y salí para caminar hasta la puerta y no me había dado cuenta pero había solo un departamento por piso, que genial.
Deje bajar a Kimmo, no podría escapar otra vez, y toque la puerta fuerte.
—¡ARIANA! —exclamo Jai en cuanto abrió. Se le notaba cansado, pobrecito. Se abalanzo a mi y me abrazo mas fuerte que nunca—perdón, perdón, lo siento, no quería gritarte, en verdad lo siento mucho, sabes que te quiero mucho y no pienso que seas egoísta.


Capitulo 19' Parte II

—esta bien, Jai—el se separo de mi y cerro la puerta cuando entramos todos incluyendo a Kimmo. El me iba a decir algo mas pero se quedo mirandome de pies a cabeza con cara de haber visto un fantasma.
—¡¿Que te paso?! ¿Que te hicieron? ¿Estas bien? ¿Quieres que vayamos a un hospital? —pregunto rápido y asustado tomando mi cara entre sus manos.
—no me paso nada...
—¡pero estas toda sangrada! Sabia que no debía dejarte ir sola pero pensé que volverías rápido y después no volviste y me asuste y...
—Jai, calma, me raspe las piernas pero estoy bien —lo interrumpí porque la verdad cuando se pone a hablar rápido ni quien le entienda— me voy a bañar y ahorita hablamos de acuerdo
—¿Estas segura de que estas bien? —insistió. Yo rodé mis ojos, no estaba del mejor humor posible como para que me estuviera rompiendo las pelotas.
—¡Que si! —le dije en un casi-grito. El me miro triste.
—Sigues enojada conmigo ¿No es así? 
—¡solo dejame en paz un momento! Esta bien que te preocupes pero pase toda la noche en una banca, muriendome de frió y asustada, solo quiero ir a bañarme —antes de que me respondiera me metí a su cuarto y suspire. Me quite la blusa y me metí al baño. Aunque quisiera relajarme no me metería a la tina, porque estaba demasiado sucia como para meterme ahí.
Abrí la llave de la regadera y me desnude. Nunca me había sentido tan sucia, ni cuando había hecho ese reto con Frankie y Jade de ver quien duraba mas tiempo sin bañarse.
Y por supuesto gane, con dos semanas de no tocar el agua. Pero supongo que el triunfo se sintió grande a los 10 años y no me importo mucho la limpieza.
Me entretuve casi 40 minutos en la regadera sintiendo el agua tibia recorrer mi cuerpo. Y cuando estuve mas calmada me di cuenta de que Jai no tenia la culpa de absolutamente nada y aparte me había portado grosera con el cuando el solo estaba preocupado.
Salí de la habitación mas relajada, con mi pijama y en calcetines. Jai estaba en la puerta recogiendo una pizza que olía a gloria, mi estomago hizo un ruido sobrehumano cuando respire todo el aroma y ambos chicos voltearon haciéndome sonrojar. Jai pago y cerro la puerta, camino hacia mi con la pizza en manos y yo me sentí un león viendo un venado sensual. Me la quería comer toda completa.
—¿Vamos al balcón? —yo asentí y fuimos al balcón. Jai puso la caja entre los dos y la abrió para darme un pedazo con el queso escurriendo y casi podía sentir la saliva acumularse en mi boca. Empece a comer y trate de controlarme para no parecer un animal—¿Estas enojada aun?
—Jai, no me enoje contigo —le aclare de una vez por todas. Vale, me había enojado, pero no con el.
—¿Entonces por que te fuiste? Mejor dicho ¿Por que no volviste?
—si te cuento te vas a reír —el negó mientras masticaba su pizza—lo que pasa es que salí porque estaba enojada, pero no contigo sino conmigo misma porque tenias razón soy una egoísta, quiero que todo sea acerca de mi y...
—escucha, lo que dije acerca de eso no era verdad, lo dije solo porque...
—¡Dejame hablar! —lo regañe— si lo soy ¿Sabes por que? Porque voy a morir y no quiero luchar contra eso, si tengo que morir, moriré y ya — Jai hizo una mueca, el tema era tan delicado para el como para mi—pero nunca en mi vida nada se trato de mi, siempre pensé en todos los demás antes que en mi misma y ya viene siendo tiempo de que empiece a preocuparme por mi, pero en fin, salí a tomar aire y me encontré con Alexa la chica que conocimos en la tienda y nos quedamos platicando, creo que nos hicimos buenas amigas
—¿Ya me estas cambiando?
—claro que no tonto —le sonreí— bueno, cuando iba a volver vi a tu gata y cuando me acerque a ella salió corriendo como alma que se lleva el diablo y yo como buena gente que soy salí corriendo atrás de ella
—¿Por que corriste Ariana? La hubieras dejado que se fuera en algún momento tendría que regresar, pero tu tienes asma y el doctor dijo que...
—¡Jai! Ya lo se pero lo hice y ni modo, aparte no me dio ningún ataque ni me sentí mal —mentí.—el caso es que corrí muy fuerte y me agache para agarrarla y salí volando como en película de Jackie Chan y me raspe las piernas, pero agarre a tu gata y como me odia me empezó a arañar los brazos, cuando me di cuenta de que estaba perdida se me ocurrió ir al Big Ben haber si me acordaba del camino pero no me acorde y como me agrado el lugar me quede a dormir ahí como vagabundo
—¿Te quedaste a dormir ahí? ¡Dios santo! De ahora en adelante tienes que salir siempre con tu celular ¿Entendiste? Te pudo haber pasado algo malo, tuviste suerte
—¿Tuviste suerte? —pregunte irónica.—te acabo de contar todo lo que me paso y dices tuviste suerte
—te pasaron cosas malas pero pudo ser peor, aun estas viva ¿No?
—pero no por mucho tiempo —ataje.
—bueno ¿Como regresaste? —pregunto después de un rato de silencio.
—me encontré a la señora Adele, a la de los wafles ¿Recuerdas? —el asintió—pues me la encontré y ella me trajo, de hecho vive en el piso 15
—pues que bueno, ya estaba por reportarte como perdida —y no lo dudaba porque Jai podía llegar a ser demasiado paranoico.
—y lamento haberte cancelado por ir con Trisha...—tan bien que estábamos, no entiendo porque tuvo que mencionar a la maldita Jirafa flaca.
—no te preocupes, lo entiendo, ella te gusta y la extrañabas, algún otro día iremos a practicar
—eh... Claro, cuando tu quieras, haré lo que me pidas —quito la caja ya vacía y se acerco a mi para abrazarme—porque te quiero muchísimo
—yo también te quiero —susurre. Pero no de la manera que tu me quieres a mi.

_________________
Twitter: GirlArianatorYT doy Followback
avatar
GirlArianatorYT
Staff
Staff

Femenino
Mensajes : 56
Edad : 22
Localización : México
Inscripción : 09/11/2013
Reputación 2

Monedas 137985

Ver perfil de usuario http://arianators.tk/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.